Verónica Domínguez García
Fecha:

Resumen

Esta columna quiero dedicarla a Ibet, una joven que me escribió preocupada por la actitud que muestran los chicos de su grupo. A continuación comparto parte de su mensaje y algunas sugerencias, que pueden ayudarnos a todos los que en alguna ocasión nos enfrentamos o podemos llegar a enfrentarnos a una situación parecida.

Contenido

Esta columna quiero dedicarla a Ibet, una joven que me escribió preocupada por la actitud que muestran los chicos de su grupo, a continuación comparto parte de su mensaje y algunas sugerencias, que pueden ayudarnos a todos los que en alguna ocasión nos enfrentamos o podemos llegar a enfrentarnos a una situación parecida.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Querida Verónica,

Me da gusto poder saludarte y escribirte, no sin antes felicitarte por tan lindo ministerio que tienes a través de SEPAL. Durante el año 2001 se me ha asignado para que trabaje con un grupo pequeño de adolescentes, que oscila entre los 12 y los 15 años. Son alrededor de 8 jovencitos. He tomado un estudio de los que SEPAL publica en su página, son muy interesantes y las actividades son buenas al igual que la enseñanza. Sin embargo, tengo un problema que enfrento y que últimamente me trae de cabeza, en general todos los chicos son muy apáticos, demasiado introvertidos y con falta de interés. Hago preguntas, les pido que participen en las actividades, que llenen los ejercicios y nada... no quieren cantar, dicen que para qué. Ahora para las actividades de semana santa estuve enseñándoles algunos coros y no cantan ni practican su guitarra, la ultima vez de plano me dijeron que para qué tenían que cantar en la Iglesia, que si el fin era alabar y glorificar a Dios como yo decía, entonces que ellos podían cantar solos en su casa... me sentí tan mal.

Quiere enfrentar esto con valentía y se que Dios está conmigo pero, ¿cómo puedo actuar con chicos tan introvertidos? ¿qué puedo hacer aparte de ponerlos en oración y no darme por vencida?

- - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Ibet,

Aunque tú mencionas que son introvertidos y que por eso no participan, por los otros comentarios que haces, me parece que además tienen una actitud de indiferencia y un tanto rebelde de participar. Seguramente muchos de ellos asisten porque sus padres los llevan, o por costumbre. Lo que te sugiero es que trates de acercarte a uno o dos que por lo menos muestren algo de interés, platica con ellos, trata de ganar su confianza, y quizás más adelante, de involucrarlos en los estudios dirigiendo algunas de las dinámicas. Tengo la esperanza de que por lo menos algunos puedan responder, desconozco el trasfondo de esos chicos, tal vez existen conflictos que deben resolver antes de cambiar de actitud. Intenta ayudarles en esto, si como grupo no han respondido, puede ser que si te acercas personalmente a cada uno de ellos, comiencen a hacerlo.

Algunas otras ideas podrían ser:

· Pedir apoyo de algún líder de la iglesia, compartir la situación y unir esfuerzos para dar solución al problema.
· Buscar e invitar a otros grupos de jóvenes con presentación de dramas, alabanza, testimonios, etc. Tal vez eso les anime a afirmar su propio grupo.
· Incluir actividades que les atraigan: deportes, películas, juegos de mesa, etc.
· Identificar sus cualidades y expresarlas.
· Continuar orando para que sus corazones sean sensibles a Dios.

¿Te gustaría dar alguna otra sugerencia a Ibet?

Espero que sí.