Yuridia Junco
Fecha:

  •       |        

Resumen

En la vida cotidiana todas las personas son guiadas por algo... los automovilistas por las señales como el semáforo, de alto, a la derecha, a la izquierda, solo un carril; los deportistas son guiados por su entrenador, etc. Pero en tu vida de cristiano ¿qué es lo que guía tu vida?

Contenido

En la vida cotidiana todas las personas son guiadas por algo... los automovilistas por las señales como el semáforo, de alto, a la derecha, a la izquierda, solo un carril; los deportistas son guiados por su entrenador, etc.
Pero en tu vida de cristiano ¿qué es lo que guía tu vida?


Se puede hacer una mesa redonda y hacer muchas preguntas referentes a este tema específico.

Debemos reconocer ese aspecto de nuestra relación con Dios. Le pertenecemos completamente. Sobre nuestro ser entero (cuerpo, alma y espíritu) habría de colocarse la inscripción «Reservado para Dios». Este era el significado de la palabra «santo» en el Antiguo Testamento. Tanto las personas como los objetos que se separaban para el servicio del culto a Dios eran personas o cosas santas...

En el Nuevo Testamento reaparece la misma idea de separación y consagración. Ello no significa que todos los cristianos deben dedicar todo su tiempo al servicio del Señor al modo de un pastor, evangelista o misionero. Lo que se quiere enseñar es que hemos sido llamados a alejarnos del pecado y a no seguir los patrones del mundo... a fin de que vivamos como dignos hijos de Dios.

¿Quién te guía?
¿Con quien es tu compromiso?
¿Verdaderamente eres hijo de Dios?
¿Cómo lo sabes?
¿Que cosas haces para demostrarlo?

No puedes servir a dos señores al mismo tiempo...
Todo aquel que se vuelve amigo del mundo se constituye enemigo de Dios.